5 pensamientos que cambiaron mi vida

Siguiendo la línea del post anterior vamos a hablar sobre las filosofías y los pensamientos que tenemos en nuestras vidas. Muchos de vosotros me habéis comentado que la ansiedad es algo innato en una persona, que os cuesta delimitar la autodestrucción mental con el equilibrio y la harmonía. Si hay algo que realmente me ha ayudado a salir adelante es el cambio de actitud, ya no solo para superar la ansiedad, sino para ser mucho más feliz.

"Tell me how!"

1. “¿Vas a morir por ello?”

Esta es una pregunta que me hago muchísimas veces. El día que se confirme, me cagaré de miedo, pero mientras puedo seguir utilizando esta técnica. He sido una persona excesivamente intensa y cada problema que tenía me hundía en el desamparo y el victimismo. Cuando pasaba cualquier gilipollez de gran calibre me volvía loca pensando que jamás lo podría solucionar. Y sin embargo, no era tan difícil encontrar una solución. A raíz del ataque de ansiedad las cosas se fueron catalogando por niveles de mayor a menor escala. Si tenía un problema muy grave me planteaba si realmente así lo era o simplemente era mi mente jugándome una mala pasada. Una buena técnica para aprender a clasificar los problemas es con la siguiente pregunta: “¿Voy a morir por ello?”.

2. “A tomar por culo”

Este pensamiento pertenece a la segunda parte de la primera teoría. Una vez hemos definido si nuestra vida está en juego debemos darle una solución al problema. ¿Cuál? Es sencillo, A-T-O-M-A-R-P-O-R-C-U-L-O. Grabadlo en vuestras mentes con fuego.
Seguramente estéis pensando: “Qué chica tan inmadura. Pasa de todo”. No, en absoluto. Pero enviar las cosas a la mierda es realmente relajante. Es una forma de decirnos a nosotros mismos: “Oye, tranqui. Descarga tu frustración y energía enviando las cosas a tomar por culo. Luego ya pensaremos qué hacer”.
A veces lo he gritado y no sabéis cómo alivia. Son 100 orgasmos en una sola frase.

Fuck

3. Pensamiento ahora

El pensamiento positivo es algo sumamente jodido si estás hundido. Normalmente lo sueles ver todo negro y cuesta muchísimo poder ver la luz del sol que está escondida. Por suerte, hay luz.
Cuando hemos clasificado el problema y hemos descargado energía, debemos plantear qué pasa, el ahora. ¿Qué ha pasado para estar en esta situación? A veces, imaginar nuestro problema como un flashback de cine ayuda mucho. Debemos ser un mero espectador que disfruta de una película para después realizar una crítica en su blog. Pero de forma OBJETIVA.

4. “Todo va a salir bien”

Esta filosofía la he incluido hace muy poco a mi lista de pensamientos sanos. La he aprendido de mi amigo Charly Sinewan, una de las personas más interesantes que he conocido en mi vida. Y es curioso, pero puedo llamarle “amigo” después de ¿dos charlas? que hemos mantenido (pim, pam con la confi). Pero gracias a él veo las cosas de forma diferente. Un viajero que está dando la vuelta al mundo en moto y en solitario, reitero, solo. Mientras está intentando sacar su moto del barro en mitad del África lo primero que piensa es: “Todo va a salir bien”. Me quito el sombrero por esa filosofía tan increíble. Ahora cuando tengo un problema o una situación un tanto delicada siempre pienso en esa frase porque realmente ayuda, sobre todo si la digo en voz alta y con seguridad.

Hasta aquí, vamos a poner un ejemplo de cómo enfrentaríamos un nuevo problema:

Me han despedido del trabajo. Tengo hipoteca, un coche y varias facturas para pagar. ¿Qué voy a hacer? Mi vida es una mierda, soy una inútil, no sirvo para nada, desgraciada, amargada, no deberías existir, no vales nada, etc. (ese largo “etc” que todos conocemos). 
PREGUNTA: ¿Voy a morir por ello? ¿Mi vida está en juego? 
RESPUESTA: No. 
SOLUCIÓN: A tomar por culo (gritando)
PENSAMIENTO AHORA: Pero, ¿cómo he llegado hasta aquí? Contexto: país de mierda en crisis + jefe un tanto cabrón + pequeños errores humanos + se acaba el contrato y no te renuevan. ¿Qué puedo hacer?
- Ponerme por mi cuenta y montar el negocio que siempre he soñado
- Buscar trabajo 
- Vender la casa, el coche, etc. e invertir el dinero 
PENSAMIENTO FINAL: Tranquila, todo va a salir bien. 

Yes!

5. Follar, follar, follar

Es cierto que con la línea que llevaba este post de pensamiento sano, esta nueva teoría rompa con la harmonía. Pero debemos tener en cuenta que follar nos ayuda mucho a superar los problemas. Digo follar porque además segregamos dopamina, que es la hormona de la felicidad, y nos hace recuperar ese estado de relajación y éxtasis. La cuestión, en definitiva, es encontrar algo con lo que podamos desconectar y sentirnos mejor. Follar nos ayuda a mejorar nuestra salud física y psicológica y hay mil estudios que lo corroboran. Si no tenéis pareja, la masturbación es una forma muy bonita de haceros el amor y mejorar vuestra autoestima y seguridad. Si tenéis pareja, podéis compartir ese momento de desconexión y dejaros llevar por la pasión.
Cuando tuve ansiedad no deje de follar ni un solo momento. Es cierto que no me apetecía pero sabía que era vital para mi mente. Así que follé y me masturbé siempre que tenía la oportunidad. Y así he acabado, obsesionada con las pollas y las tetas. No sigáis mi ejemplo. 

Corrida

¿Y vosotros? ¿Qué filosofías o pensamientos tenéis en vuestra vida?

-

Disfrutad.

  1 comment for “5 pensamientos que cambiaron mi vida

  1. MARTI
    28 marzo, 2015 at 2:50

    Es una dinámica de pensamiento positivo muy interesante. El problema en el punto 5 es que se hace poco poco sobretodo a partir de la monotonía de las relaciones estables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *