¿Bisexual o Bicurioso/a?

Desde que lei “Cómo ser una diosa del sexo” por Flic Everett no he parado de pensar y darle vueltas al tema. Es algo complicado y no soy partidaria de las etiquetas, pero lamentablemente en esta sociedad nos guiamos por ellas. Muchas personas se sienten atraídas por seres del mismo sexo (todos sabemos que se les etiqueta como “gays o lesbianas”), otras solo sienten feeling con personas del sexo opuesto (heterosexuales), pero… ¿Qué pasa con aquellas personas que les atraen ambos? Ahí empieza la polémica.

Ser bisexual según Wikipedia es “una orientación sexual que involucra atracción física y/o sentimental hacia individuos de ambos sexos”. Hasta ahí ninguna novedad. Es aquello que todos conocíamos como bisexualidad. Pero existen muchas personas que no se sienten ni de un lado, ni de otro, es decir, ni bisexuales al 100%, ni heterosexuales. Ese grupo se designa como Bicuriosos/as.

¿Qué significa ser bicurioso/a? Son todas aquellas personas que no se consideran bisexuales pero sienten una curiosidad sexual hacia el mismo sexo. Aquí se englobaría todo aquél que no haya tenido ninguna experiencia homosexual pero que haya fantaseado con ello.

A pesar de que muchas lo nieguen, las mujeres sí que vemos porno. Pero creo que, en particular, deberíamos hacernos otra pregunta… ¿qué preferimos ver? La mayoría de las mujeres, cuando vemos porno, obtamos por escenas lésbicas puesto que son más “soft”. Pero muchas las eligen porque les excita mucho más que una escena hetero normal. ¿Significa esto que son bisexuales? No, pero sí serían bicuriosas.

paraguas-bisexualTodas las etiquetas que existen para definir la orientación sexual
(Confirmado: nos gusta complicarnos la vida)

Otro ejemplo sería la cantidad de veces que las chicas se besan con las amigas o tienen experiencias más o menos lésbicas. Cuando tienes esa clase de vivencias y sigues atraída por el mismo sexo, se considera que eres bisexual. Recuerdo una vez que era adolescente y me besé con una amiga. Ella me dijo claramente que no le había gustado porque me faltaba algo entre las piernas, y yo me callé, porque me había subido la temperatura por las nubes. En este caso, me considero bisexual puesto que he tenido momentos lésbicos con varias mujeres (la última, Lara Tinelli en el programa, donde me tuve que contener muchísimo).

Hay muchos hombres que no les da asco la idea de acostarse con otro hombre, o besarse, o tener sexo oral… ¿¿Cuántos hombres se masturban en grupo cuando son adolescentes viendo pelis porno?? Es cierto, muchos no se excitan por estar codo con codo con el compañero, pero algunos les pica la curiosidad. No debemos tener en cuenta todos aquellos hombres que les gusta tener sexo anal con objetos, o simplemente con los dedos. El Punto P (parecido al Punto G de las mujeres) se encuentra en la próstata y para ello, debemos entrar por el agujero de atrás.

A partir de ahí, cada uno que piense en su vida diaria y en sus fantasías sexuales. Quizás una persona bicuriosa lo pruebe y no le guste en absoluto. Pero la curiosidad es lo que mantiene la chispa de la sexualidad y el deseo.

Para finalizar, siempre he pensado que todos somos bisexuales de nacimiento. Sí que es cierto que nuestro instinto nos pide reproducirnos con el sexo opuesto, pero… ¿Y nuestro deseo? ¿Qué pasa con el placer? Nos sentimos atraídos por la persona (el olor, el tacto, el aspecto físico, el sabor y el interior) y no por sus genitales o su sexo.

¿Qué pensáis de esta diferencia? ¿Alguna vez habéis escuchado hablar sobre la bicuriosidad?

-

Disfrutad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *