Bre y Soem, detrás de los artistas

¿Qué sería de la vida, si no tuviéramos
el valor de intentar algo nuevo?

Vincent Van Gogh

Esperamos en frente de la estación de tren. Hemos quedado a las 18hs con Soem y Bre, unos graffiteros que participarán en el Salón Erótico de Barcelona KLIC KLIC 2012 (11-14 de Octubre’12 en la Fira de Cornellà). No los conocemos, ni tan siquiera tenemos una idea de cómo son. Pero hemos quedado a las 18hs en el centro de Barcelona; quizás con la falsa esperanza de cruzar nuestras miradas buscándonos. Esperamos. De repente, detrás nuestro hay un hombre, con una gorra preciosa negra y con un graffiti muy colorido. ¿Era él? Nos habla. Sí, es Bre. Al cabo de unos minutos aparece Soem. Ambos llevaban un colgante similar: un difusor de spray. Son los componentes del grupo BS Street Art.

Nos acercamos a un bar y buscamos un lugar tranquilo para poder conversar. Pedimos unas cervezas y unos refrescos. Me sorprendió la confianza que demostraban y el reflejo de la felicidad por encima de todo. Empezamos a hablar, como si nos conociésemos de toda la vida…:

“Nuestro sueño es vivir del arte y repartir un poco de felicidad a la gente. Cuando compras un cuadro te llevas parte del artista;
es el resultado de su vida.”

¿Cómo fueron vuestros inicios?

Nosotros nos conocemos desde hace años y siempre hemos estado en la cultura Hip Hop. En el 2009 quedamos para pintar en Calella porque queríamos hacer un muro dedicado a Michael Jackson. Trajimos a nuestros amigos siendo nosotros dos los directores. Ese fue el inicio. Cuando empezábamos a pintar los turistas nos tiraban dinero, nos grababan o nos fotografiaban. Muchos hoteles estaban situados justamente en frente de la riera y los extranjeros nos tiraban dinero desde el balcón. Cada día conseguíamos como 25€ o 30€. El último día nos vinieron a buscar en limusina gracias a un portero de discoteca que conocimos. Y nosotros íbamos con chanclas y bañador.

En Calella había un chiringuito muy famoso… (tenemos la manía de ir a lo mejor y en caso de no conseguirlo, vamos descendiendo. El “no” ya lo tenemos, así que vamos a por el “sí”). Les ofrecimos un show de graffitti en directo y aceptaron. El primer día alucinaron y este es el tercer año que trabajamos ahí.

En la misma ciudad empezó también el bodypaint. Nos llamaron para decorar una persiana y les preguntamos si podíamos asistir una noche para pintar a la gente. Aceptaron. Empezamos a hacer flores, tribales y nombres a chicas y chicos de la discoteca. Se empezó a correr la voz por toda la Costa Brava. Básicamente empezamos por casualidad.

¿Y actualmente, cómo habéis evolucionado?

Estamos en 3 grupos mundiales donde hay una unión y un círculo entre artistas que representan la vieja escuela del graffiti. Nosotros somos la tercera generación. Nos dimos cuenta que allí llevan un nivel adelantado como 10 años más que aquí. Decidimos estudiar cómo lo hacían e innovar. Nosotros no sólo hemos llegado a ese nivel, sino que lo hemos superado. Hemos creado una forma de ganarnos la vida. Además, es genial hacer todo esto para el público.

El graffiti es un refugio y el bodypaint es un trabajo. Esta faena te ayuda a llevar tu arte a sitios donde jamás lo imaginabas. Hemos abierto un camino nuevo y a pesar del poco tiempo que llevamos hemos avanzado muy rápido. En nuestros dibujos hacemos caligrafía de graffiti y eso llama mucho la atención.

Con el bodypaint queremos hacer feliz a la gente. Nosotros no cobramos nada al público cuando pintamos. Recompensa esa sonrisa y esa ilusión que transmiten mientras les dibujamos. Cada foto que se hacen va a las redes sociales y para nosotros es una gran propaganda. A veces la gente se va de viaje con nuestro arte o pintamos a los extranjeros que están en la discoteca. Por lo tanto, nuestro arte viaja por todo el mundo, sin tan siquiera movernos. Aunque no nos preocupa que nuestro nombre sea popular o famoso; es una cosa que ni buscamos. 

Vuestro arte ha llegado incluso al Salón Erótico de Barcelona Klic Klic…

Exacto. En principio, este año pintaremos a varias modelos en nuestro stand propio. Aunque siempre se va de las manos y nos dejamos llevar por la improvisación. El año pasado vino Nacho Vidal y Franceska James. Gracias a ellos salimos en fotografías y en los diarios.

El Salón Erótico de Lisboa fue menos intenso porque no teníamos modelos. Pintábamos a los actores y actrices de Barcelona que venían con nosotros como Susy Gala, Bianca o Rob Diesel. Luego se animaron algunas actrices de otro stand, actores portugueses y el público en general.

En el SEB del año pasado nadie nos ayudó. Nos metió una amiga en el stand de Club 69 y tuvimos que buscarnos la vida. Llamamos a más amigas nuestras para que las pintásemos, todo improvisado. Este año tendremos nuestro propio stand. Seguramente sea el primero que exista en Barcelona o incluso en España ya que nadie ha realizado este tipo de bodypaint

En la gala del SEB KLIC KLIC haremos una performance que es secreta y será brutal. Además pintaremos una lona de 8m x 2m para la entrada donde se reunirán todos los aspectos del SEB KLIC KLIC. Decoraremos también los monolitos y quedará espectacular.

Como graffiteros reconocidos a nivel internacional… ¿Cómo veis la evolución del graffiti?

La evolución siempre ha sido buena. Hoy en día, fuera de España, se está llevando el graffiti a espacios que no son urbanos. En París o en NY están exponiendo cuadros de graffiti y pagan muchísimo dinero por ellos. A parte las técnicas están evolucionando. Algunos compañeros están viajando por todo el mundo. Un amigo está trabajando para la marca Hermès decorando sus pañuelos, participando en exposiciones de todo el mundo y vendiendo el graffiti de la vieja escuela.

El tema de la plantilla se está utilizando mucho. Aunque el viejo graffiti es el que está hecho con spray. Quien va con plantilla siempre se le ha criticado. Debes saber utilizar el spray para ser un gran graffitero, uno auténtico. Antes te peleabas con el spray para hacer un dibujo. Ahora cada vez se evoluciona más. Artistas de entonces son los que ahora están cotizados como Jon One, Banksy, Daim o Loomit.

¿Es difícil entrar en el círculo del arte urbano?

Entrar en el mundo del graffiti es fácil y más con Internet. En nuestra época, hacías una foto a tu graffiti y la enviabas por correo convencional a otro compañero o a alguna revista. Hoy en día es más fácil que se mueva gente en el mundo del arte urbano. Hay compañeros de nuestra quinta que tienen sus negocios de rotuladores, sprays, de webs o de ropa.

¿Por qué el Hip Hop?

En casa, por ejemplo, había problemas y la juventud salía a la calle a despejarse.

La cultura del Hip Hop es enorme y puede cambiarte la vida. Es increíble todo lo que engloba. La base de su ideología es: paz, unidad y respeto. Aunque como en todo, hay gente que va de chula y utiliza esta cultura en un mal sentido.

- Lo he cogido para llenar mi vida, no soy famoso pero he vivido de esto. Primero debes formarte como artista y luego ya vendrá lo demás – añade Soem.

El hip hop es universal: tenemos nuestra propia caligrafía, nuestros bailes y nuestras canciones. En una fiesta de Hip Hop se reúnen los cuatro elementos: graffiteros, cantantes, breakdancers y dj’s.

Aunque la juventud actual ya no respeta tanto. A veces pintan encima de tu graffiti o ni te saludan cuando dibujan al lado. Es la consecuencia de que ese arte está en la calle, que es efímero.

¿Y el futuro?

- El futuro… no tienes que pensar donde vas a llegar, sino disfrutar del momento. En cada proyecto se desconoce su final. Una cosa te lleva a la otra y sobre la marcha se te ocurren nuevas ideas. Nuestro objetivo no es dibujar en discotecas pero ya es un paso.
Nuestro sueño es vivir del arte y repartir un poco de felicidad a la gente. Cuando compras un cuadro te llevas parte del artista; es el resultado de su vida.
El fallo está en la sociedad que es muy superficial. Vivimos en el mundo de la vergüenza ya que, a pesar de la tecnología que disponemos, no nos podemos expresar libremente. Nos controlan con aspectos que nos han metido en la cabeza: hipoteca, trabajo y familia.
¿La consecuencia? Mucha gente que realmente vale se ha quedado por el camino; artistas que por culpa del sistema no han podido desarrollar su arte. Simplemente preocúpate de ser feliz y de lo que quieres y olvídate de la sociedad. Pero para conseguir eso tienes que salir del camino y de la línea que nos han marcado.
He tenido tres empresas con trabajadores, formé una familia… Y me di cuenta que no era feliz. Decidí seguir mi sueño y mi arte. No perdí el tiempo con la sociedad. En el 2009 cerré la empresa y obviamente no cobré nada del paro. Generé trabajo y el sistema no me dio ninguna facilidad, simplemente me dieron la espalda. ¿Qué me quedó? Buscarme la vida para ser feliz, con más o menos dinero. Si tengo claro hasta dónde puedo llegar, lo conseguiré. Lo más importante en la vida es estar contento y que la gente se alegre de verme tan bien.

Demostración de su talento en mitad de la Rambla de Barcelona

Soem tiene 37 años y Bre 35. Ambos se iniciaron en el graffiti a los 13 años. La experiencia en el arte urbano y en la vida, es más que palpable. Gente abierta, amigable, luchadora y muy humana.

Me quedé pensando en todo lo que habían comentado. La sociedad de la vergüenza… No lo podrían haber dicho mejor. Tenemos un camino prefijado del cual no podemos salir. Quizás el miedo a lo desconocido nos frena cuando queremos cumplir nuestros sueños. ¿Tan cobardes somos?

Sin lugar a dudas todavía queda gente como Bre y Soem que deciden arriesgar y apostar por su felicidad. Un concepto tan efímero como el arte en un muro.

Web: www.bsstreetart.com

Facebook: BS Street Art

-

Disfrutad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *