Cómo convertir tu fiesta en una orgía

Lectores cabreados no os enfadéis conmigo… Sé que llevo mucho tiempo sin actualizar pero tengo la bendita suerte de que cuando me propongo algo hay miles de obstáculos que lo impiden: que si trabajo, reuniones, estudios, más trabajo, la fiesta de Halloween… Pero al fin ¡hemos vuelto! Y os traigo una entrada muy especial. Se acercan las fiestas más ¿importantes? del año y estoy segura que queréis ser unos anfitriones de éxito. ¿Y qué mejor forma de serlo que convirtiendo tu party-rock en una orgía? Nosotros te damos las claves para cumplir tu fantasía sexual.

El alcohol

Sí amigo, ninguna fiesta es exitosa sin alcohol. Y si quieres que la gente se suelte y empiece a perder la vergüenza, necesitas litros de sustancia mágica. ¡Ojo! Pero no todos los licores y bebidas tienen el mismo resultado. Hay algunas que con un vasito que te tomes tienes un sueño increíble y no se te empalma ni follándote a Sasha Grey. A mí personalmente me pasa con el vino, con la sangría, con el lambrusco y todos los derivados vinícolas posibles. Aunque, la teoría dice todo lo contrario, que con ese tipo de alcohol el sexo está servido. Te recomiendo encarecidamente el Fragolino, una bebida espumosa parecida al lambrusco pero con sabor a frambuesa y muy excitante (lo puedes encontrar en cualquier tienda de licores).

Para el botellón de después recomiendo tequila. Es una bebida que da mucho juego, con el limón y la sal, chupando como marranos antes de pegarnos el chupitazo entre pecho y espalda. Si quieres animar la fiesta puedes hacer el tequila body shots, es decir, utilizar el cuerpo de una persona como vaso… Suena bien ¿eh? Tienes que poner la sal en su abdomen, el chupito de tequila en su ombligo (puedes ponerlo directamente, sin vaso) y la rodaja de limón en su boca. Eso sí, la persona tiene que estar en horizontal y con poca ropa, claro.

Imagen de previsualización de YouTube

Existen bebidas con feromonas que ayudan a aumentar el deseo sexual. Las puedes encontrar en cualquier tienda erótica y son parecidas a las bebidas energéticas.

El alcohol es un ingrediente imprescindible para nuestra fiesta-orgía, puesto que cuando la gente lleva más de una copa, se empiezan a poner más y más cachondos. Pero hay que tener cuidado y quitarles el vaso antes de que lleguen a la inconsciencia, sino, poco folleteo habrá.

Los invitados

Obviamente si la intención es montar una orgía no traerás a los muermos que se quedan callados, sin sonreír y con una cara que parecen que hayan mezclado lejía con detergente. En este tipo de fiesta hay que invitar a varios perfiles sociales:

- Las parejitas liberales. Son aquellos amigos buenorros que sabes que se han montado tríos sin parar. Es necesario que conozcas su bisexualidad, sus fantasías y su mentalidad swinger. Las parejas son imprescindibles porque pueden empezar rompiendo el hielo liándose entre ellos y caldeando el ambiente.

- El/la alma de la fiesta. Siempre tenemos ese/a amigo/a que la lía por donde va, que no tiene problema en desnudarse y en montarla parda cuando lleva unas copitas de más. Por supuesto es muy importante que haya una persona de este perfil, puesto que podrá dejar comentarios constantes del tipo: “¿Podríamos montar una orgía?”, “Mi fantasía es follar con todos vosotros”… y esas cosas que se dicen entre jaja-jiji. Esta persona tendrá que saber tus intenciones porque se convertirá en el aliado de tu orgía.

disney-princessfaces

- Los solteros/as. En una fiesta siempre tiene que haber tíos y tías solteros que sepan que van otros tíos y tías solteros. Ese verbo, “saber”, es sumamente imprescindible, ya que irás calentando motores antes del evento. Este perfil de personas son mucho más liberales debido a su “soledad” (a priori) y normalmente quieren vivir el carpe diem y probar cosas nuevas.

- Las mosquitas muertas. Normalmente hay más mujeres que hombres, pero la norma va para ambos. Existe un tipo de persona que aparenta la misma excitación que una piedra, pero que en el fondo a comido más pollas y coños que tú y Julio Iglesias juntos. Debes conocer con exactitud y tener conocimiento pleno sobre su zorrerío interno, porque te puedes encontrar que realmente sea una monja y te joda la fiesta.

La cena

Hay mil y una recetas afrodisíacas antes que los perritos calientes o las pizzas prefabricadas. Así que si quieres montar una buena orgía primero tendrás que saciar el apetito de muchos fieras. Por norma, los alimentos más conocidos para aumentar la excitación sexual son: las almejas, el chocolate, el aguacate, la miel… Y hay recetas facilísimas que forman una bomba sexual altamente explosiva. Sé creativo en la cocina y ponle mucho cariño (ojo, no te pases con el cariño que la leche natural no entra en el grupo de alimentos legales). Puedes aprovechar y dejar fluir tu imaginación adolescente haciendo formas eróticas en la presentación de los platos. Eso lo dejo a tu cargo.

Los juegos

Seguramente, los invitados no se conocen entre sí. Esto es un punto a tu favor muy grande, ya que la gente se vuelve más loca delante de desconocidos. ¿Tus aliados? Los juegos. Una forma divertida de romper el hielo entre los comensales y de echarse unas risas. En mi fiesta de Halloween por ejemplo, jugamos a dos muy exitosos: uno era tipo “Quién es quién” y el otro conocido en Cataluña como “Jo mai, mai (yo nunca, nunca)” Vayamos por partes:

- Quién es quién. Es sencillísimo. Se trata de poner etiquetas a las espaldas de tus invitados con el nombre de un personaje conocido. Ellos tendrán que adivinar quiénes son mediante preguntas con respuestas monosílabas tipo: sí o no. Es muy divertido puesto que entablas conversaciones con personas que no conoces y haces el esfuerzo obligado de hablar con ellas.

- Jo mai, mai. Después de que todos se conozcan hay que proceder a la acción. Este juego es muy conocido en Cataluña y supongo que en el resto de España también, pero con un nombre que desconozco. Se trata de sentaros en redonda y con un vaso lleno de alcohol (IMPRESCINDIBLE). Uno empieza con una frase: Jo mai, mai (Yo nunca, nunca; en castellano) seguido de una acción que nunca haya hecho. Ejemplo: Yo nunca, nunca me he tirado en paracaídas. Ejemplo pornográfico: Yo nunca, nunca he chupado una polla haciendo el pino puente. Una vez soltada la frase del millón, las personas que SÍ hayan realizado esta acción alguna vez en su vida tendrán que beber. Y así consecutivamente hasta que acabéis borrachos. Este juego es clave en tu orgía, puesto que tendrás que soltar la frase bomba que marcará un antes y un después en la fiesta: “Yo nunca, nunca he fantaseado con hacer de esta fiesta una fantástica y excitante orgía”. Esto lo tendrás que soltar cuando veas que la gente va con una cogorza importante y se empiezan a poner cachondos. Es la chispa que encenderá la mecha. Asegurado.

Otros juegos como el Strip-Póker, juegos eróticos de mesa, Ocalimocho, Verdad-Beso-Atrevimiento, etc. están aceptados también. Sobre todo es importante que tengan un contenido sexual para incentivar el sexo como animales.

¿Y luego?

Una vez has lanzado la frase bomba en el juego, necesitarás el/la alma de la fiesta para que empiece la acción. Algún comentario tipo: “Oye, pues lo hacemos ¿no? Que estoy muy cachondo/a” o algo por el estilo es necesario para que se desnude y anime a las parejas a liarse entre sí. Si esto resulta demasiado fuerte, puedes poner una porno con la excusa de que alguien nunca haya visto una.

También puedes empezar la orgía jugando a la botella o eligiendo que la gente se líe al azar, para caldear el ambiente. Y dejar que el alcohol, la comida afrodisíaca y su lubricación genital hagan el resto.

Sobre todo en una orgía, NADIE se puede quedar solo o desplazado. Si existe una persona que no te gustaría verla follar o mantener un encuentro íntimo con ella, no la invites. Todas las personas que hay ahí te tendrán que atraer de una forma u otra. Y es obligatorio que nadie se siente mal. Podéis utilizar la técnica que se usa en el mundo swinger: cuando no quieres tener un encuentro con una persona, simplemente le apartas la mano. Comenta esta norma cuando veas que la orgía es inminente porque no querrás que se vayan con una mala experiencia ¿verdad?. Respeta a las parejas que no quieran participar con otras personas en la bacanal y que sólo se lo quieran montar entre ellos.

Y a partir de ahí, goza como nunca de ver cómo follan los demás. Para las personas que somos exhibicionistas/voyeurs, una orgía es nuestro plato preferido puesto que puedes satisfacer ambas caras de la moneda.

¡Ups! Cómo ha cambiado el cuento ¿verdad?

¡Ups! Cómo ha cambiado el cuento ¿verdad?

¿Habéis convertido alguna vez vuestra fiesta en una orgía? ¿Cómo fue la experiencia? ¿Os gustaría probarlo?

-
Disfrutad.

  3 comments for “Cómo convertir tu fiesta en una orgía

  1. Rubén Miró
    8 noviembre, 2013 at 13:51

    Oye, pues habrá que hacerlo!

  2. Francesc
    11 noviembre, 2013 at 20:33

    La experiencias en este sentido han sido fantásticas pero sólo éramos dos parejas. Los clubs swingers, en cierta manera, también són lo mismo pero falta ese ambiente de fiesta. Me falta eso, una fiesta-orgía con más de cuatro personas…Enfín, temps al temps…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *