Mi primer squirt o eyaculación femenina

Antes de empezar a escribir la entrada, os debo unas disculpas por el retraso de la publicación. La semana pasada fue de locos y no tuve tiempo para actualizar el blog. Pero recompensa el post tan especial que os traigo, ¿no?
Normalmente no hablo de experiencias propias, pero esta vez lo creo que necesario. ¿Por qué? Muy sencillo, es conveniente que os explique las sensaciones que tuve al experimentar esta clase de orgasmo, puesto que no es común entre las mujeres (por desgracia)

Todo empezó con Lara Tinelli en su entrevista para el SEB Klic Klic 2012 donde estuvimos hablando sobre el squirting. Ella me sorprendió diciendo que todas las mujeres podíamos hacerlo (cosa que desconocía) y que era muy sencillo. Como mi ignorancia sobre el tema era abismal, me puse a indagar por Internet. Pero ningún vídeo lo explicaba suficientemente bien como para animarme a probarlo. Hasta que tuve la suerte de cubrir las Aulas de Sexo de Nacho Vidal y José Díaz Toirán en el salón.  En el vídeo, este par de maestros explican de maravilla cómo realizar un squirt y las sensaciones que tenemos nosotras, las mujeres.

No me lo pensé ni dos veces y me lancé a probarlo con mi pareja. Antes de empezar a hablaros del tema, os aconsejo que le echéis un vistazo a la entrada de “La vulva: Empezamos” donde os explico cómo tocar el punto G y la anatomía de ese rinconcito.

La verdad es que realizar un squirt no es nada complicado. Todas las mujeres podemos tener ese tipo de orgasmos y eyacular de forma brutal. Pero cuesta y se necesita mucha paciencia (a nivel psicológico).

Cómo hacerlo

Como siempre, antes de empezar, aconsejo que dediquéis tiempo a los preliminares y a la lubricación. Muchos besos, caricias y masajes que relajarán la situación y os abrirán a esta experiencia sexual. A medida que el juego se caliente, podemos ir avanzando. En el squirt se deben introducir dos dedos: el corazón y el anular (como si hiciésemos el Spiderman). Una vez dentro debemos buscar el punto G (¡¡existe!!). Es muy fácil de encontrar, está al final y es una zona rugosita que en cuanto empecéis a tocar se le cambiará la cara por completo a vuestra pareja.

Primero centramos nuestros movimientos en los dedos (arriba y abajo), para lubricar y estimular la zona. Más adelante, cuando veamos que se anima la situación, hacemos unos movimientos que empezarán desde el hombro y lo mismo, arriba y abajo. Siempre nos centramos en ese punto. Recomiendo sobre todo, que veáis el vídeo de las Aulas de Sexo donde se explica de maravilla y de forma visual. Y por favor, no os centréis en el genital de vuestra pareja. La mujer está arriba, siempre, no abajo. Sus expresiones faciales serán la mejor guía en el terreno sexual.

Mi experiencia

He podido disfrutar de varios squirts pero el que os voy a contar será el primero que tuve. Como siempre, dedicamos tiempo a los preliminares y a disfrutar el uno del otro. Una vez que lubriqué suficiente, él introdujo los dos dedos “mágicos”. No tuvo problema en encontrar el punto G puesto que, por suerte, ya lo conocía. Al principio sientes placer, pero no mucho. A mi personalmente, me gusta más cuando sólo se mueven los dedos. Notas como empiezas a lubricar, y a lubricar… El primer squirt tardó en llegar y pasé por unas fases muy extrañas (es algo normal). Al ser un orgasmo nuevo, no tenía ni idea de cómo me estaba sintiendo. Me entró el miedo, la frustración de no poder conseguirlo… Pero era consciente de que todo eso debía superarlo para llegar. Además da una sensación horrorosa que parece que te vayas a orinar en cualquier momento (cosa que es normal, no tengáis miedo en eso)

Agradezco muchísimo que Alberto, mi pareja, estuviese todo el rato mirándome para saber cómo actuar o por dónde seguir. Sabía los movimientos que debía hacer en todo momento.

Una vez pasado el miedo y la frustración, viene el placer. Tuve la sensación (y no es broma) ¡que me moría de gusto!. Pobres vecinos, porque no me pude contener en ningún momento. Es una explosión de placer constante, como un orgasmo eterno que dura, y dura…  Pensé que  no podía aguantarlo. En el orgasmo de clítoris, la explosión es al momento y dura unos segundos. En este, es constante y puede durar perfectamente toda la estimulación de la zona. No estaba para nada acostumbrada a ese tipo de placer y no tiene nada que ver con el clítoris, así que intentad no relacionarlo. Es algo nuevo, que al principio da pánico, pero si os relajáis podéis disfrutar como nunca.

Llegó un punto en que el placer se estabilizó en lo más alto y duró minutos allí arriba. De repente le pedí que parase, me caí de la cama y me corrí. También fue extraño porque parece pis (me pasé toda la noche diciendo a Alberto si no era orina jeje) Pero huele a flujo y es transparente. Notas como sale desde arriba, desde el útero. No saqué el chorro de las películas porno que llega hasta el techo. Pero cayó una buena cantidad de líquido por todo el suelo y cuando conseguí ponerme de pie seguía cayendo por las piernas. Toda la habitación estaba llena de flujo y tuvimos que pasar la fregona porque iba goteando hasta la ducha.

Es un orgasmo tan bestia que te mareas, te tiemblan las piernas y te da la sensación de desmayo. Al principio no sueltas el famoso chorro, sino que es mucho más parecido a la forma de orinar. Poco a poco, a medida que ejercitas el cuerpo y estimulas más y más, puedes conseguirlo. Es cuestión de práctica.

Si tu pareja sigue estimulando el punto G, seguirás echando más y más líquido. Puedes correrte muchas más veces, con penetración incluso. Hay posturas que siguen rozando el punto hasta el orgasmo. Además, lo mejor de este tipo de clímax es que después puedes correrte a nivel de clítoris, puesto que no está sensible.
Sobre todo bebed mucha agua, porque podéis deshidrataros dependiendo de las veces que lleguéis y el líquido que echéis.

¡Todas a probarlo!

A partir de ahí, he ido teniendo varios y he disfrutado mucho más. Sabiendo todas las fases que tengo, consigo relajarme y llegar más rápido y mejor. El primero, como siempre, es el peor de todos. Tienes que encontrarte a ti misma, conocerte y saber cómo actúas y reaccionas.
Todas las mujeres podemos hacer un squirt. Todas estamos capacitadas para ello, y no podéis morir sin conocer este tipo de placer. Es el clímax de los clímax, el mejor orgasmo de todos.

Paciencia para la pareja, tanto la mujer como el hombre, porque al principio costará. Pero no os rindáis y animaros a probarlo. Estoy segura que me agradeceréis este consejo.

Os dejo un vídeo muy especial (+18), que me fue muy bien. No os fiéis mucho de cómo se corre la chica, porque al principio no será así. El chico lo hace como si fuese a comprar patatas. ¡Espero que lo consigáis!

Bueno seguidores/as, deseo que os pongáis a trabajar y disfrutéis como locos. Es algo maravilloso. Y para aquellas chicas que están solteras, no dudéis en utilizar vuestros dos deditos ¡que para eso están!

Ánimos, paciencia y a por ello. 

-

Disfrutad.

  7 comments for “Mi primer squirt o eyaculación femenina

  1. La Alquimista Sexual
    24 noviembre, 2012 at 14:03

    Buenas! Acabo de descubrir el blog y me encanta. Me uno ;D
    Estuve durante un tiempo intentando buscar mi propio squirt, y aunque no conseguí la eyaculación, si logré orgasmos brutales. Después de la lectura de este post me han entrado ganas de volver a intentarlo.

    Te dejo mi blog por si le quieres echar un vistazo.

    http://laalquimistasexual.blogspot.com.es/

    Un saludo.

  2. July
    29 noviembre, 2012 at 0:04

    Hola Noemí! El post está muy bien i es muy interesante. Solamente me ha surgido una pregunta. En el video se ve como el chico le pone un aceite a la chica. ¿Qué clase de aceite es? ¿Es mejor este tipo de aceite que un lubricante de la marca Durex por ejemplo, o ambos sirven por igual?

    • 1 diciembre, 2012 at 20:13

      Hola July, perdona el retraso de la respuesta. En el vídeo, personalmente, me parece exagerado la cantidad de aceite que utilizan. La verdad es que con esta práctica y en los preliminares lubricas muchísimo. Pero si quieres reforzar esa sensación (más aceitosa o deslizante) o no lubricas bien, te recomiendo que utilices lubricantes con base acuosa (algunos de la marca Durex y entre muchas marcas más). No te da la sensación de que utilizas plástico, cosa que muchos otros te puede pasar y con un poquito abarcas mucho.
      A nivel personal, alguna vez he utilizado un lubricante con base acuosa y el lubricante Vaginesil, y me quedo con el último sin duda. Es mucho más natural, evita la irritación y si algún día tu vagina no tiene la humedad adecuada (ya sea por estrés o por causas ajenas) lo puedes utilizar. Te lo recomendaría sin duda, y lo puedes adquirir en farmacias. Te dura muchísimo porque es abundante.
      Espero que te haya ayudado mi respuesta. Muchas gracias por preguntar. Ya sabes que para cualquier cosa que necesites (si tienes preguntas más íntimas y no te gustaría que salieran en el blog) puedes escribir a detodoynadablog@gmail.com
      Un fuerte saludo y ¡¡mucha suerte con el squirt!! Que lo disfrutes :)

  3. Noe
    26 septiembre, 2013 at 3:57

    Hola!
    Sé que este post es antiguo, pero yo acabo de dar con él investigando sobre el squirt. Estoy algo angustiada con ese tema, tengo 25 años y nunca he llegado a eyacular. Tengo orgasmos estupendos con el clítoris, pero nunca suelo tener orgasmos solo con penetración y mucho menos un squirt (ni con penetración ni con los dedos, evidentemente).
    El caso es que desde hace un tiempo estoy intentando tener un squirt con mi pareja, ya que le hace “ilusión” sexualmente hablando que yo eyacule y en realidad, a mi también me gustaría para saber qué es lo que se siente y poder disfrutar de ello. Tengo curiosidad por saber lo que es tener un squirt. Pero nada, no llego, no hay forma. Se me pasa la idea por la cabeza de que es imposible para mi y que nunca voy a tener uno, ni masturbándome ni con un chico, así que estoy algo desesperanzada y porqué no decirlo, triste.
    He leído que dependiendo de la mujer, si ésta no ha sido correctamente estimulada durante su vida, hay que estar estimulándo la zona (días o semanas) antes de que tenga su primer squirt, hasta que un día consiga llegar. Esto no sé si me ayuda o me deprime más, porque lo hemos intentado varias veces pero no llego y claro, luego veo que muchísimas mujeres tienen una facilidad enorme para ello, incluso solo con la penetración, y me desanimo totalmente.
    ¿Podrías darme tu opinión o alguna cosilla que pudieses decirme para ayudarme? De verdad que cualquier cosa sirve de ayuda ahora mismo.

    Un saludo y felicidades por tu blog, es genial.

  4. Pingback: Gregory Smith

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *