Piensa en sexo y acertarás

El sexo no sólo recae en algo físico y carnal. No sólo es revolcarnos en la cama. Hay muchas cosas detrás. La más importante: el placer En el sexo, la mente tiene una presencia mucho más amplia y fuerte que el cuerpo en sí. La impotencia sexual o la anorgasmia (el hecho de no poder llegar al orgasmo) en su mayoría de casos, tienen una justificación psicológica y mental, más que anatómica.

Siempre hemos creído que los hombres piensan constantemente en sexo. Y las mujeres, por el contrario, nos dedicamos a dirigir nuestra mente en otras preocupaciones. A parte de ser algo sumamente generalista, las mujeres y los hombres no están tan desproporcionados en cuanto al pensamiento sexual se refiere. Según un estudio de la Universidad Estatal de Ohio (EEUU), los hombres tienen 19 pensamientos sexuales al día (aunque los hay que alcanzan los 388). Pero por más que nos sorprenda, la mujer piensa en sexo 10 veces al día (la que más  ha registrado son 140 en 14 horas).

Pero, ¿a qué viene todo esto? ¿A dónde quiero llegar? Primero, quiero demostrar que la mujer y el hombre no están muy diferenciados en cuanto a pensamientos sexuales se refiere. Y segundo, que la mente es la mano que controla la marioneta de la sexualidad.

Si tenemos incentivos en nuestra vida y pensamos en sexo, nuestra libido aumenta. Parece algo tan significante y tan simple que constantemente se pasa por alto. Y sin embargo es clave para tener una vida sexual activa, sana y regular.

Por lo tanto, dejo algunos trucos para que vayas incorporando pensamientos eróticos en tu mente. Hay diferentes técnicas, cada uno debe perfilar y encontrar la suya, pero para empezar:

- Cualquier fantasía que puedas tener con alguna persona déjala fluir en tu mente. Ese escenario creado por y para ti, se quedará y alimentará algunos segundos de tu libido. Una preciosa chica que pasa por tu lado y piensas en lo bien que lo pasarías, un chico que ves en el bus… Los seres son infinitos y la imaginación todavía más.

- Empieza a incorporar imágenes sensuales en tu día a día. En mi caso, utilizo como fondo de pantalla todas aquellas fotografías eróticas que me gustan. ¿Y qué pasa si alguien las ve? No hay problema, habrás contribuido a crear un pensamiento sexual en aquella persona.

- Lee relatos/libros eróticos. Existen miles de espacios con cuentos cortos que no te tomarán más de 5 minutos. Imaginar, fantasear y trabajar la mente harán que en los encuentros sexuales que tengas, de repente, aparezca aquel relato que tanto te gustó.

- Lleva juguetes eróticos. No sólo hablo de las bolas chinas, sino por ejemplo, de un huevo vibrador o unas braguitas vibradoras. Eso hará que no dejes de pensar en la sensación que experimenta tu entrepierna. Serán muchos momentos sexuales los que paseen por tu mente.

-Habla de sexo. Para mí, una de las más importantes. Hablar y hablar y hablar. Con amigos, familiares, por Internet… da igual. La cuestión es bromear o tocar el tema. Ni que sea por un segundo. Tu mente captará ese mensaje y seguro que lo recuerdas todo el día.

-Mira porno y/o cine erótico. Mirar escenas, cortometrajes… lo que sea. No todos los días (aunque eso depende de cada uno) pero sí con frecuencia. Aprenderás nuevas técnicas, posturas, vestimenta… y morirás de ganas por probarlo a solas o con compañía.

Y sobre todo, deja volar la imaginación. Es algo muy poderoso que nos controla más de lo que creemos. La mente puede decidir el momento del orgasmo, la erección de un pene o la falta de apetito en una persona. No debemos subestimar ese poder. Todo lo contrario: debemos alimentar el pensamiento sexual.

Piensa en sexo para y por ti.

Disfrutad.

  1 comment for “Piensa en sexo y acertarás

  1. Señor Blanco
    10 mayo, 2012 at 11:22

    Me ha encantado el post.
    Totalmente de acuerdo con lo aqui expuesto, la imaginación es el arma más poderosa que tenemos, y son fantásticamente validos todos tus consejos, el mundo sería mucho mejor si nos dedicaramos a pensar un poquito mas en sexo, sin tapujos ni tabues.
    La sociedad nos inculca la adoración a dioses preconcebidos y diseñados, cuando la unica manera de estar cerca de ellos es a través del orgasmo!

    A ponerlo en practica,
    Señor Blanco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *