¿Por qué el porno?

De cómo el porno llegó a mi vida es algo que no merece especial atención. Y es curioso porque casi siempre me hacen la misma pregunta: “¿Por qué el porno?”. Pero en mitad de mi psicoanálisis personal intento pensar en ese maldito momento en que me decidí a ello. No hay un motivo, no hay un por qué.

La mayoría de momentos vitales en nuestra existencia no responden a preguntas ni a respuestas, no tienen una causa y un efecto consecuente. Son situaciones en las que de repente, nos encontramos frente a frente, sin saber cómo hemos llegado a ellas. Pero ahí estaban, esperándonos pacientes a que el tiempo hiciera su cometido.

Por qué el porno llegó a mi vida es un cúmulo de experiencias, que sin más, me llevaron a ello. Steve Jobs, en un conocido discurso para Stanford, explicó la teoría de “conectar los puntos” de todo aquello que vamos realizando en nuestra vida. Una clase de piano, un curso de cocina, abandonar la Universidad… Son acciones que en su momento decidimos hacer y que quizás no tuvieran ni la mínima relación con la realidad de aquel entonces. Pero los puntos siempre se unen. Y añade:

Lo diré otra vez: no puedes conectar los puntos hacia adelante, sólo puedes hacerlo hacia atrás. Así que tenéis que confiar en que los puntos se conectarán alguna vez en el futuro. Tienes que confiar en algo, tu instinto, el destino, la vida, el karma, lo que sea. Esta forma de actuar nunca me ha dejado tirado, y ha marcado la diferencia en mi vida.

Y marcó la mía. Echando la vista atrás, el porno y el sexo estaban en mí desde que nací. Mi curiosidad sexual se desarrolló rápidamente y mi afán de conocer lo prohibido hizo que por primera vez viese una película porno. Fue maravillosa. Desde adolescente tuve debilidad por el porno lésbico viendo muchísimas escenas hasta encontrar aquella que fuese perfecta. Y mi exigencia sigue estando presente.

Recuerdo pasar todos los canales de la televisión digital desde X, XX, XXX, XY y Playboy, recopilando imágenes que quizás me servirían para mis momentos más íntimos. Pero, más que la excitación que me producían, era la incógnita de ese mundo que se escondía detrás.

Los varios novietes que iba teniendo alimentaron mi afán sexual, no solo a nivel práctico, sino a nivel teórico. Descubrí el hentai gracias al fetichismo de un amor pasajero, hallé las páginas webs que saciarían mis búsquedas pornográficas gracias a un amigo de la infancia, aprendí a follar gracias al porno y disfruté de una plenitud sexual gracias a mi entorno.

Aunque, si echo la vista atrás, puedo ver que en mi vida todos los puntos que se han ido formando me guiaban hasta donde estoy hoy.

223304_352792038143830_1764890711_n

183503_351064988316535_1783529853_n

BsDLH3JIAAEi4in.jpg-large

10623097_10204465343215881_8150059993315092489_n

10574296_10204475818277751_113331286332340648_n10552451_10204351762536435_5411885742760782689_n
1901791_572969936126038_297182617_n

1384251_10202193336817141_1089913231_n

1380316_10202159479570731_2116761075_n

1017456_10204360987527054_18950984953251044_n

528128_339437886145912_1635061041_n

487521_348297455259955_1385391632_n

229826_351810318242002_1002473744_n

Dicen que cuando una persona está realmente enamorada no es capaz de conocer el motivo por el cual ama a esa persona. No es su pelo largo, ni su barba, ni sus ojos marrones, ni sus manos. Es el conjunto único e inigualable que esa persona supone. Por ello, cuando alguien pregunta “¿por qué me quieres”, la respuesta es siempre la misma: “porque te quiero”.

Por qué estoy en el porno, no lo sé. Pero me alegra no saberlo. El día que descubra el motivo, dejaré de amarlo. Y ese día, desapareceré de este sector sin dejar rastro.

-

Disfrutad.

  1 comment for “¿Por qué el porno?

  1. 2 marzo, 2016 at 11:46

    Buenos días.
    Me parece un articulo muy interesante, estamos en una época donde vamos de modernos y no es así!!!.
    No recuerdo cuando me empezó a gustar el porno, lo que si recuerdo es cuando empece abrirme a la gente con el tema del sexo, al principio fui muy criticado por la gente de mi alrededor.
    Hoy en día hablo del sexo como si hablase de otro tema.
    MUCHAS GRACIAS POR ESTE ARTICULO.
    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *