Rompe cuellos con tu actitud

Se acerca fin de año y seguramente ya tengas tu plan en marcha o quizás, como yo, no tengas ni idea de lo que vas a hacer. De todos modos, es una fecha clave para inaugurar un año nuevo de la mejor forma posible. Por consiguiente, algo que me gusta hacer para Nochevieja es una lista de propósitos. Sí, esos que al año siguiente no cumples ni por asomo. Pero me encanta ver cómo mis objetivos cambian a lo largo del tiempo y cómo, poco a poco, voy madurando y creando nuevas metas. Si eres de las que se propone cosas para este año que se acerca, te invito a que añadas una palabra a tu lista. Si por el contrario, no te gusta tener objetivos para el 2014, no te preocupes, seguramente este post te ayudará a sentirte bien contigo misma y a ser un imán para todo tu entorno. Pero, ¿cuál es la palabra mágica? Sencilla y clara: la actitud.

Muchas personas me han comentado cómo lo hago para ser sexy las 24hs del día. Y sinceramente, no hago nada. Ser sexy o atractiva sale de cada una, de nuestro interior. En parte es algo que viene en los genes, pero en la mayoría de los casos se puede aprender. Seas como seas, con el físico que tengas,  con la cultura que te envuelva, ser sexy y actractiva depende solo de una palabra: actitud. Ahora estarás pensando: “Qué tía más pesada. Pero ¡¿qué coño significa eso de la actitud?!” Bueno, no soy una gurú experimentada, ni una súper trendy victim que te dará las prendas de ropa más divinas para sentirte sexy. El maquillaje y la ropa son un disfraz y como mejor debes sentirte es estando desnuda. Así que desnúdate y lee este post. Seguramente en cuanto acabes las prendas te sentarán de otra forma y te verás mucho mejor.

Ser o no ser, esa es la cuestión

Como ya hemos dicho, la actitud se aprende. Las chicas más atractivas del Planeta (si es que existe una lista real y objetiva que lo confirme) no son necesariamente las más buenorras, sino las que tienen ese “algo” que las hace irresistibles. ¿Dónde está el truco? Todo recae en algo imprescindible, en un gran pilar que conlleva a todo lo demás. Todo recae en ti. La autoestima es una mierda, lo sé. Seguramente cuando te miras al espejo ves las estrías que te recorren las piernas o la barriga, ves la celulitis, ves esa nariz puntiaguda que tanto te acompleja o, en mi caso, veo esa frente ancha que tanto odio. Pero hubo un día que, casi de repente, empecé a quererme tal y como soy. Con mi frente ancha, con una teta más grande que la otra (sí, amiga), con las varices que he heredado y con mis pies de gnomo. Fue mágico. Y, ¿sabes qué? Cuando me acepté, fui increíblemente más feliz y empecé a atraer las cosas positivas de la vida. En ese momento, me sentí sexy y mi entorno lo percibió. Todavía hoy lo sigue haciendo.

Cuando escucho a una amiga que está acomplejada por alguna estupidez la veo débil. ¿No os ha pasado alguna vez? Está ahí, fija en frente del espejo quejándose de algo que ni vemos. Lo mismo que hacemos todas. En ese momento, somos débiles y una mujer jamás debe serlo.

Desarrolla tu actitud

Como sé que tener una gran autoestima es un largo camino, daré por unas pequeñas claves para desarrollar tu actitud.

1. La mirada. Los ojos son el espejo del alma, y el alma tiene que estar cargada de sensualidad. Así que empieza a practicar una mirada que provoque accidentes de tráfico o haga que los hombres se queden parados. La mirada es algo muy, muy poderoso y gracias a ella podemos tener a cualquier persona a nuestros pies. Para ello es tan fácil como bajar el mentón. Pruébalo, es automático. En cuanto bajas el mentón los ojos se rasgan en plan felina y lanzan una mirada de devora-hombres brutal. No dudes en ponerla en práctica.

Un claro ejemplo de mirada felina por Angelina Jolie

Un claro ejemplo de mirada felina por Angelina Jolie

2. Camina. No se trata de practicar con un libro en la cabeza. Es tan sencillo como caminar con la cabeza alta y por mitad de la calle. Si ves a una chica con la cabeza agachada y que va por el lateral de la acera, ¿qué pensarías? Quizás no pienses nada porque ni te fijarías en ella. Pero, si ves a una chica con la cabeza alta y que va por mitad de la acera sin miedo a nada, la cosa cambia ¿verdad? Hasta tú la mirarías y pensarías: “Guau”. Ten presente eso. Una mujer con actitud no pasa desapercibida nunca. Y obviamente, si puedes mover las caderas delicadamente mientras caminas será la hostia. Pero que no quede forzado ya que volvemos a lo mismo: se trata de ser natural.

Imagen de previsualización de YouTube

El cine nos deja mitos como Jessica Rabbit

3. Sonríe. No hay nada más sexy que una sonrisa. Y si la acompañas con una mirada felina pondrás duras hasta las pestañas de cualquier hombre. Así que no dudes en sonreír y ser amable con la gente. Serás un imán para todos y para ti misma.

4. Guiña el ojo. Sí amiga, es el truco más antiguo para ligar pero el más efectivo. Muchas chicas comentan que no saben guiñar el ojo. No me lo creo. Todo el mundo sabe hacerlo y no tiene el por qué poner cara de estar comiendo limón. Un guiño y una sonrisa es el cóctel perfecto para ligar con cualquiera. No practiques cómo guiñas delante del espejo porque entonces te traumarás. Deja que sea algo natural, que salga en el momento preciso. Te sorprenderás de los efectos secundarios que conlleva.

5. Haz bromas eróticas y sé sexualmente activa. Tengas o no pareja, folla o fóllate, me da igual. Pero el sexo es mágico y nos hace más felices y al mismo tiempo, más atractivas. Si tienes seguridad en tu sexualidad seguro que la reflejas a los demás, y ya sabes qué significa eso ¿verdad? Ser una Diosa del sexo. Hacer bromas eróticas fortalece tu actitud y te hace picarona desde el minuto cero. Explota tu lado más verde y perverso.

6. Sé provocativa. Eso no significa llevar minifaldas y escotes que enseñen tu depilación brasileña. Se trata de ser provocativa incluso con cuello alto. Elige prendas que se adapten a tus curvas, seas como seas. Eres una mujer y las mujeres tenemos el cuerpo más preciado por el arte. Por lo tanto, no dudes en enseñar tus pechotes o tu trasero, tu increíble pelazo o tu preciosa cintura.

Imagen de previsualización de YouTube

Gilda (1946) fue censurada en España por la dictadura franquista.
El contenido erótico de esta escena era demasiado para Paquito. 

7. Lo importante está en el interior. Ser sexy depende de tu personalidad y tu interior. Hay algo que nace y sale solo, no puedo darte las claves porque no existe ninguna. Es una mezcla entre ser coqueta, explosiva e inocente a la vez. Estar en el límite de lo elegante y lo vulgar y jugar en ese fina línea. Créete que eres sexy y lo serás. No tengas miedo de llamar la atención.

Y para finalizar

Seguramente te esperabas un post muy verde y porno. Pero este tema quería tratarlo desde hace tiempo, puesto que es un paso importantísimo en nuestra vida sexual. Tener una actitud arrolladora va relacionado con comerte más de un rosco o no comerte nada. Y ¡ojo! La actitud no depende ni de vestimentas, ni de peso, ni de edad. Sólo depende de tu autoestima. No es un manual que debáis seguir al 100% ya que sobre todo, se trata de ser naturales. La naturalidad es el ingrediente base para nuestra actitud y cada una desarrollará la suya propia. Y ante todo ten presente que la opinión de los demás te la debes pasar por tu tesoro más preciado, es decir, por el coño.

Para finalizar pondré un ejemplo de bomba explosiva: Marilyn Monroe. Una mujer que utilizaba una talla 42 y que aún así levantaba braguetas en su época. Pero ¿sabes lo mejor? Que a día de hoy lo sigue haciendo, cuando nuestro ideal de belleza, a priori, es muy distinto. ¿Por qué será?

Imagen de previsualización de YouTube

Marilyn hablando con la prensa. Es importante fijarse sobre todo en sus gestos y su sonrisa. 

¿Qué os ha parecido este post? ¿Cómo definiríais vosotros la actitud?

-

Disfrutad.

  1 comment for “Rompe cuellos con tu actitud

  1. Francesc
    27 diciembre, 2013 at 15:26

    Cierto! No hace falta ser la tía más buena del mundo para ser irresistiblemente sexy! A mi una chica guapa sin actitud y con cero provocación no me pone nada, pero nada, nada!

    Buen post! Y chicas, haced caso a Noemí, porque lo que dice es lo que nos gusta a los tíos!
    Francesc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *