Sexo en la oficina

Seguimos con nuestra nueva categoría “Manual del exhibicionista” destapando más trucos y consejos para hacerlo en los lugares más morbosos. ¿Cuántas veces hemos soñado en tirar los papeles de la mesa del director  y ponernos a follar salvajemente? Sí, el porno ha ayudado a crear esta fantasía sexual, pero desde el blog vamos a dar el empujón necesario para llevarla a cabo.

El escenario 

Primordial la oficina, por supuesto. Podemos ir un poco antes, si tenemos las llaves de la oficina, y empezar un lunes con muy buen pie…. O podemos disimular y esperar a que se vaya todo el mundo para ponernos al lío. Lo imprescindible es que no haya nadie o muy poca gente. También podemos aprovechar aquellas oficinas desiertas que sirven de almacén para darles un uso distinto. Para aumentar el morbo siempre debemos tener presente el factor “¡Pillados!”, es decir, la posibilidad de que el jefe abra la puerta y nos pille con las manos en otros asuntos…

En principio, si trabajas en oficina la indumentaria ya va asociada a tu trabajo (trajes, faldas altas, tacones, camisas…) y sobre todo no olvides ponerte una ideal y explosiva lencería/ropa interior para calentar el horno a gran velocidad. En el exhibicionismo no hay tiempo que perder, hay que ir al grano directamente, por lo tanto todo lo que sea un factor extra para aumentar la excitación, bienvenido sea. En estos casos el escenario es el preliminar más grande que hay y el morbo es la mecha que enciende la bomba.

Office Sex

Tienes que pensar en qué habitación será: ¿La sala del director? ¿encima de tu mesa? ¿en los baños? ¿en la fotocopiadora? El lugar es importante tenerlo presente para investigarlo. Cada vez más las oficinas tienen cámaras para controlar posibles intrusos y obviamente, a no ser que quieras que te despidan, no te pondrás a follar delante de ellas… ¿o sí? Si no quieres enseñarle a tu jefe tu faceta de actor porno amateur mejor olvídate de ellas y busca un sitio despejado. Normalmente la sala del director tiene pestillo por dentro y está libre de cámaras. Y su silla es mucho más cómoda (por norma). El baño se convierte en el lugar preferido de muchos ya que tienes a tu alrededor todo lo necesario: pestillo, un sitio donde a-polla-rte (qué ingeniosa soy ¿eh?), papel e intimidad.

Y si surge la oportunidad de imprevisto… ¡A por ello! No pienses, no le des más vueltas. La vida solo se vive una vez y hay que probarlo todo, en todos los lados y de todas las formas posibles.

Preparados… 

Podéis pasar diversas fases antes de follar en la oficina. Puede ser que vuestra pareja trabaje con vosotros (ya tenéis la mitad ganado) o puede ser que la persona que os corta el hipo sea simplemente un/a compañero/a. Entonces debéis sacar todos los trucos de ligoteo que pasan de generación en generación: que si miraditas, sonrisitas, te invito a un café, jajaja, jijiji…. Y en el bote. También puede ser que vuestra pareja no trabaje en ese lugar, por lo tanto puedes invitarla a la oficina y darle la sorpresa del millón.

Una vez que la persona que te acompaña en esta experiencia morbosa está de acuerdo, podemos seguir con la fantasía.

Listos…

Una hora antes de que abra la oficina o una hora después de que haya cerrado, estas con esa persona que te pone tiesas hasta las pestañas y es el momento ideal para echar el polvo de tu vida. Pero… ¿por dónde empiezas? No hay tiempo para largas caricias y besos apasionados que duran años luz. Hay que ir al grano. Es recomendable haber alimentado antes ese deseo, ya sea fantaseando sobre la escena que estás a punto de interpretar o con una buena dosis de porno. Ambos estáis calientes y podéis empezar a darle caña. Primero besos, apasionados y salvajes encima de la mesa o de la silla… Mientras os metéis mano como dos carnívoros hambrientos, que lo sois, pero de otro tipo de carne. En ese momento tendréis que estar muy mojaditos, como el anuncio de Tampax, y es en ese instante cuando hay que ir al lío.

33919-b9e04f-530-354

¡Acción!

Lo más fácil es el sexo oral. No tenéis el marrón de dejar el condón usado en la papelera de tu jefe sabiendo que pasarán los días y el olor será perceptible, inaguantable, que dejará a todo el mundo descompuesto (no hace falta que me agradezcas la idea, aish…).
Bajarle el pantalón y empezar a chupar como nunca. Podéis probar un 69 encima de la mesa si no está llena de papeles y demás juguetitos pijos. Y si el morbo os lleva más allá, podéis probar con varios instrumentos de oficina: bolis, tijeras, botes, etc… La imaginación es vuestra y podéis hacer todo aquello que os plazca. Si queréis follar lo haría de pie, con ella encima de la mesa semitumbada. Es vuestra escena porno y debéis darlo todo. Lo mejor es que ella se trague el semen, más que nada por el engorro de ir con el papelito y tirarlo después.

Cuando acabéis es importante dejarlo todo tal y como estaba. Limpiad todo muy bien y sobre todo… ¡abrid las ventanas! En ese momento no seréis conscientes del olor a sexo impregnado en el ambiente pero doy fe que existe y se nota. Un chicle de menta en la boca, retoque de maquillaje, traje y falda bien puestos y podéis salir disimuladamente de la habitación.

Mi experiencia

¡Si señores y señoras! ¡He cumplido esta fantasía sexual! En mi caso la oficina estaba desierta y fue fácil hacerlo sin ningún problema. Comprobé que las persianas estaban bien cerradas, que no había cámaras y que el lugar era idílico. Al principio, besos apasionados, caricias y manoseo. Fue fácil llegar al punto ideal de cocción. El morbo me puede. Primero empezamos con sexo oral encima de la mesa, luego ñaca-ñaca y finalmente un maravilloso squirt (que después tuve que limpiar muy, muy bien) Una experiencia inolvidable que me encantaría repetir. Siempre que veía alguna escena porno con sexo en la oficina me moría de ganas de probarlo…. ¡Y ya lo he hecho! En fin, muy recomendable.

Sobre todo recordad: sexo rápido (pocos preliminares), seguro (sin cámaras, con las persianas cerradas, pestillos en las puertas…) y excitante (sexo en la oficina, ¿se puede pedir más?) No os imagináis el morbo que da volver a la oficina y pensar: querido director, tus facturas están encima de mi squirt.

-

Disfrutad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *